Concurso ZendaLibros

Etiquetas

Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación

En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento. Y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:

—¡Buena ventura, amigo Sancho!

—¿Buena ventura, mi señor? —preguntó extrañado el fiel escudero.

—¿Acaso no ves allí donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes? Con ellos pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas.

—¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza.

—Aquellos que allí ves —respondió su amo—, los de los tres brazos alargados, de esbelta figura y tez pálida.

—Mire —respondió Sancho— que aquellos que allí ve vuestra merced no son gigantes, sino molinos de viento. Y bien parecen de esos nuevos de los que alguna vez oí hablar. Tenga por seguro que el gobernador de aquestas tierras los ha construido para el bien y prosperidad de sus gentes. Además, los gigantes hoy en día son mera fantasía.

—Bien parece —respondió don Quijote— que no estás cursado en esto de las aventuras: un gobernador que se preocupa por sus gentes sí que es en verdad fantasía, pero no te culpo de tu falta de visión, no obstante el que viste y calza es el caballero y vos un mero, aunque muy válido, escudero. Ellos son gigantes y por ende apartaos de mi camino porque voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho, ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran, antes iba diciendo en voces altas:

—Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete. Igual me da si sois, como bien dice mi querido Sancho, gigantes de nueva hornada, más fuertes, esbeltos y con más brazos que vuestros antiguos congéneres, pues muerte he de daros igualmente.

Levantóse en esto un poco de viento, y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por don Quijote, dijo:

—Pues aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar.

Y en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, bien cubierto de su rodela, con la lanza en el ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante y embistió con el primero molino que estaba delante; y dándole una lanzada en su base, y con furioso estruendo metálico, hízose la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle, a todo el correr de su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.

—¡Válgame Dios! —dijo Sancho—. ¿No le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento? Y de fuerte estructura de acero, por lo que veo.

—Calla, amigo Sancho —respondió don Quijote—, que las cosas de la guerra más que otras están sujetas a continua mudanza; cuanto más, que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio Frestón que me robó el aposento y los libros ha vuelto estos gigantes en molinos, por quitarme la gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas al cabo al cabo han de poder poco sus malas artes contra la bondad de mi espada.

—En verdad, mi señor, he de reconocer que aquestos molinos bien pudieren parecer una cosa de magia porque nunca se han visto otros iguales —dijo golpeando con sus nudillos la puerta de metal que se abría en la base del molino.

—Ya os decía yo que esto es cosa del sabio Frestón —dijo don Quijote levántandose a duras penas del suelo y acercándose a su escudero —. Si en verdad esto son molinos, como decís, que venga Dios y lo vea porque nunca vi unos tan extraños.

—Con todos mis respetos —dijo Sancho —permítame dudar de lo que vuestra merced vea —Y con sumo cuidado abrió la puerta.

En su interior no encontraron rueda de molino ni trigo que moler. En su lugar había candiles parpadeantes y extraños aparejos.

—Curioso molino, ¿no es cierto? —dijo Sancho palpando una escalera de enorme longitud que ascendía hasta lo alto de la estructura.

—Cierto es. Obra de artes oscuras, sin duda. ¿Qué clase de molino es aqueste del que has oído hablar y que no muele trigo ni mueve rueda? —preguntó don Quijote acercando su mano a una de las luces parpadeantes.

—Bien sabe vuestra merced que no soy ducho en saberes ni en artilugios y que lo único que mis oídos han escuchado es que uno de aquestos vale por mil de los antiguos.

—Paparruchas. ¿Qué hay de malo en los antiguos?

—Eso tampoco lo sé, pero si las buenas gentes dicen que con aquestos mejoran su vida, ¿quiénes somos nosotros para dudarlo? Paréceme que en ocasiones nos aferramos a lo antiguo en demasía. Al fin y al cabo, mi señor, la vida no es siempre una novela caballeresca.

Don Quijote lo miró con extrañeza y con una pizca de orgullo.

—Hmmm, bien sabe Dios que hay más sabiduría es esa diminuta cabeza que en muchos de los libros que he tenido el placer de leer. Y ahora, vamos, partamos en busca de nuevas aventuras que den lustre a este humilde caballero para que en los años venideros se hable del hidalgo don Quijote de la Mancha y de su fiel escudero Sancho Panza. Y palpando el molino de metal montó en la grupa de Rocinante y marchó, dejando tras de sí la fila de incólumes molinos.

El fin último de la creación

tim-willocks-el-fin-ultimo-de-la-creacion-16289-mla20118284897_062014-f

Título: El fin último de la creación
Autor: Tim Willocks
Año: 1995

Sinopsis
La penitenciaría de Green River, dirigida por el alcaide Hobbes, es una especie de ciudad sin ley: sodomía, drogas, violencia entre bandas de diferentes razas… Klein está pendiente que le den la libertad condicional. Hasta ese tiempo, se ha dedicado, junto a Coley y la psiquiatra Devlin, del funcionamiento de una enfermería con pacientes que mueren de SIDA y que se mantiene a duras peras, en condiciones deplorables. En una reyerta, muere uno de los reclusos, DuBois, a manos de Nev Agry, un latino homosexual. Éste difunde el falso rumor de que DuBois ha sido asesinado por los negros para así provocar una revuelta en la prisión.

Opinion personal

A “El fin último de la creación” llegué por la recomendación expresa que Juan Gómez-Jurado hizo en uno de los podcast de Todopoderosos. Por cierto, su título original es “Green River Rising”, lo cual me dice que el editor que adquirió sus derechos para España era poco menos que un poeta.
El libro narra la historia de la cárcel de Green River y todo lo que acontece en ella. Con un estilo muy cuidado y un conocimiento de la mente humana asombroso (producto de años de experiencia como psiquiatra del autor) Tim Willocks va desgranando el alma de los protagonistas gota a gota. Sus ansias, sus traumas, lo que aman y odian y, sobre todo, lo que temen. El miedo a la soledad camuflado bajo la violencia o la lascivia, el miedo a morir entre cuatro paredes e incluso el miedo a ser libre están presentes a lo largo de todas las páginas.

Como punto negativo diría que en ocasiones se extiende demasiado para narrar ciertas escenas y que hay momentos algo forzados.

Conclusión

Libro muy recomendable y que sorprende por su estilo impecable y por su profundo conocimiento del alma humana llevada a los extremos más insopechados.

Cicatriz – Juan Gómez-Jurado

Etiquetas

,

 

Título: Cicatriz
Autor: Juan Gómez-Jurado
Año: 2015

Sinopsis

Por petición de la editorial no se incluye una sinopsis

Opinion personal

“Adictiva”, “fácil de leer”, “ágil” o “entretenida” son sólo alguno de los adjetivos que las novelas de Juan Gómez-Jurado suelen llevar cauterizadas a fuego. Sin embargo, si bien estas cualidades son, en muchas ocasiones, imprescindibles, siempre he buscado algo más en lo que leo; llamémoslo poso o un regusto que quede durante días, meses e incluso años en mi mente. Como lector y escritor aficionado, busco esa cicatriz literaria y permanente que pueda ser transferida a otros, ya que pocas cosas hay más placenteras en esta vida que “herir” a los seres queridos con letras recomendadas o escritas de puño propio.

Y es que es esto lo que he encontrado en “Cicatriz” de Juan Gómez-Jurado. No es que el resto de sus novelas no me dejaran ese poso, pero lo hicieron en bastante menor medida. Lo hicieron especialmente “El emblema del traidor” y más aún “La leyenda del ladrón”, pero “Cicatriz” ha llegado para quedarse.

No narraré nada de la historia porque no tiene sentido y porque no es necesario, pero lo que sí diré es que en sus páginas he encontrado crudeza en el estilo (cosa que me encanta). Una crudeza que hasta ahora no había visto tan claramente en la obra del autor y que en muchas ocasiones ayuda a crear un lienzo aséptico para la historia narrada (encaja como un guante en la parte de Irina). También he visto rabia contenida y rabia desbocada, dolor, gritos en busca de justicia y un atisbo de melancolía que emana de los personajes y de su historia personal.

Poco más he de añadir, sólo que “Cicatriz” es un libro que merece la pena leer y que, hasta el momento, me parece la mejor obra de Gómez-Jurado. Punto.

Conclusión

El mejor libro del autor, por ahora…

Jotdown – 100 películas imprescindibles: Ciencia ficción

Etiquetas

, ,

Título: Jotdown – 100 películas imprescindibles: Ciencia ficción
Autor: Varios autores
Año: 2015

Opinion personal

 

Me encanta Jotdown. Partiendo de esa base sabía que, al comprar el último número de la revista, debía elegir la opción de que me enviaran también este libro. Y no me equivoqué.
Este compendio de opiniones y reseñas de toda índole centradas en las 100 mejores películas de ciencia ficción, nos trae una visión diferente de algunos clásicos y de otras obras que fueron injustamente relegadas al olvido.
Poco más tengo que añadir salvo que leer sus páginas es un excelente medio para acercarse a un género durante muchos años denostado y enterrado bajo sus propias producciones de serie B (e incluso Z), y que durante los últimos años está resurgiendo y entrando en el olimpo fílmico que merece.

Conclusión

Imprescindible para amantes de la ciencia ficción y para los que no.

Imposible – Óscar Jiménez

Etiquetas

,

Título: Imposible
Autor: Óscar Jiménez
Año: 2014

Sinopsis

¿Qué pasaría si un día te levantas y ya no puedes caminar? ¿Y si todo se debiera a una negligencia médica? Un caso real de superación, donde lo imposible se convierte en posible. La recaudación íntegra de la venta de este libro, irá a la asociación de niños discapacitados “Qui te a qui. País del cava” de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona)

 

Opinion personal

 

En los libros, como en la vida, la forma no siempre es lo prioritario. Muchas veces el fin se impone a los medios. Por eso, cuando leí “Imposible” de Óscar Jiménez no me importó que su redacción no fuera la mejor del mundo y que su estilo no fuera muy literario, lo importante del libro es su mensaje: de esperanza y de denuncia. Y es que cuando lees la historia de Óscar no puedes menos que cabrearte ante las continuas negligencias que tuvo que soportar con una paciencia digna del santo Job; y admirarlo por esto último.
En el libro no se habla tanto de la lucha que está llevando a cabo para que se mejoren las condiciones a las personas con dificultades de movilidad sino de cómo llegó a la situación en la que se encuentra.
En una sociedad donde cada vez somos más propensos a preocuparnos por nimiedades y a fabricar mundos a partir de granos de arena, ejemplos como el de Oscar o el de mi amigo Pedro (del que ya os hablé aquí en su día) son el vivo recuerdo de que no hay que rendirse y de que estamos en esta vida para disfrutar y para, valga la redundancia, vivir.

Además, la recaudación íntegra del libro va destinada a la asociación de niños discapacitados “Qui te a qui. País del cava” de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona)

Conclusión

Libro que merece la pena por la buena causa y por el ejemplo de superación.

El último argumento de los reyes (La primera ley: Vol 3.) – Joe Abercrombie

Etiquetas

, , ,

Título: El último argumento de los reyes (La primera ley: Vol 3.)
Autor: Joe Abercrombie
Año: 2008

Sinopsis

El rey de los hombres del Norte se mantiene, y solo hay un guerrero que le pueda detener: su viejo amigo y su enemigo más antiguo; ha llegado la hora de que el Sanguinario vuelva a casa… Glokta está librando una lucha secreta en la que nadie está seguro y nadie es de fiar. Y como sus días de guerrero están lejos, utiliza las armas que le quedan: chantaje, tortura… Jezal dan Luthar ha decidido que la gloria es demasiado dolorosa y prefiere una vida sencilla con la mujer a la que ama. Pero el amor también puede ser doloroso y la gloria tiene la desagradable costumbre de aferrarse a un hombre cuando menos la desea… El Rey de la Unión ha muerto, los campesinos se rebelan y los nobles luchan por su corona. Sólo el Primero de los Magos tiene un plan para salvar el mundo, pero esta vez hay riesgos. Y no hay un riesgo más terrible que romper la Primera Ley… “El último argumento de los reyes” es el volumen que cierra la impresionante trilogía de una voz que ya es imprescindible en la fantasía moderna.

 

Opinion personal

 

Después de un par de meses de procrastinación exagerada retomo el espacio de reseñas con la tercera parte de “La primera ley”. Después de La voz de las espadas y Antes de que nos cuelguen Abercrombie cierra su trilogía fantástica con “El último argumento de los reyes”. Y no lo puede hacer mejor.

“El último argumento de los reyes” es un más que digno final a una obra fresca, divertida y que rezuma ironía por los cuatro costados. Una ironía que es usada como arma contra la política, contra el orden establecido, y en ocasiones absurdo, y, sobre todo, contra la hipocresía de la sociedad en general y de los humanos que la componen en particular.

A lo largo de sus abundantes páginas seguiremos viendo el desfile de personajes rotos casi hasta el absurdo, traiciones, afán de poder y toneladas de egocentrismo. Asistiremos a la transformación de alguno de los personajes hasta llegar casi a odiarlos después de haber sentido simpatía por ellos (no revelaré nombres). Eso sí, siempre todo en nombre de una causa, y es que ese el Leitmotiv de la mayoría de los individuos que recorren la historia: la justificación de sus medios como excusa para dar rienda suelta a una personalidad de catadura moral más que dudosa.

Conclusión

Libro muy recomendable y que proporciona un digno final a una trilogía fantástica imprescindible.

Antes de que los cuelguen (La primera ley: Vol 2.) – Joe Abercrombie

Etiquetas

, ,

AntesdequelosCuelguen

Título: Antes de que los cuelguen (La primera ley: Vol 2.)
Autor: Joe Abercrombie
Año: 2007

Sinopsis

El Superior Glokta tiene un problema. ¿Cómo defender una ciudad rodeada de enemigos y minada por la traición? Los hombres del Norte han cruzado la frontera y han entrado a sangre y fuego en territorio de la Unión. Para detenerlos no bastará con el ejército del Rey. Bayaz, el Primero de los Magos, conduce a un heterogéneo grupo de aventureros en una peligrosa misión por las ruinas del pasado

 

Opinion personal

 

Segundo libro de la popular saga de Joe Abercrombie. El exitoso escritor inglés consigue en esta segunda parte añadir un punto de velocidad a su historia después de una primera parte a la que le cuesta arrancar más de la cuenta.

El nivel literario y narrativo sigue siendo muy alto y los personajes siguen tan frescos e irónicos como en el primer volumen. Además, poco a poco, vamos conociendo los puntos débiles, los secretos más oscuros y las obsesiones que golpean a cada uno de ellos con el paso de las páginas.

Además, asistiremos a un juego político basado en la traición a toda costa. Poco importa que muera gente alrededor, e incluso que la supervivencia de los propios conspiradores esté en peligro. Si algo caracteriza a gran parte de los habitantes de este mundo es que ansían el poder y el control más que nada. A veces incluso parece que más que su propia vida.

Conclusión

Otro buen libro que mejora a la primera parte y que engancha más si cabe.

La compañera deborahlibros va a abrir una nueva librería-cafetería

¡Pronto nueva librería-café en Pamplona!

Deborahlibros

Un día de febrero de 2009 abrí este blog como quien se apunta a zumba, a ganchillo o se enrola en los scouts. Por amor al arte. Seis años más tarde cambio de tercio laboral y me lanzo, todo muy kamikaze, a abrir una librería-café, la cual hasta que no la pise -con libros dentro- no me la creo. También se venderán cacharritos y chismes que exalten la lectura, así como se organizarán cuentacuentos y cualquier otra pedrada que se me pase por delante y provoque terminar leyendo un libro. Que de eso se ha tratado siempre, viviese donde viviese el blog de Deborahlibros. Con un poco de suerte, esperamos poder ganarnos el pan haciendo que los demás lean. Por ello nos hemos mudado de vecindario y hemos venido a parar a WordPress, con un nuevo look, muchas ganas y un poco de miedo. Ir, vamos en serio.

En www.deborahlibros.com

Ver la entrada original

La mala praxis literaria 2.0

Etiquetas

, ,

Situémonos, llevamos varios años embebidos en el medio digital. Redes sociales, foros, e-commerce y otras actividades 2.0 definen nuestro día a día. Como ya sabemos, este auge digital ha tocado (y de qué forma) al mundo literario.

A lo largo del mundo, miles y miles de escritores frustrados y no frustrados (entre los que me incluyo… por ahora) se han lanzado a la aventura de la edición a través internet. Y no sólo autores, también jóvenes editores han visto en la red de redes el escenario perfecto para iniciar una actividad que no sólo puede llegar a resultar provechosa económicamente, sino, sobre todo, de enorme realización personal. Ahora bien, ¿es posible alcanzar ambos conceptos? Evidentemente sí, pero, ¿y si no lo conseguimos? ¿Qué debe primar en ese caso: el beneficio económico a toda costa o sentirse a gusto con lo que se escribe? Es aquí donde llegamos al quid de la cuestión.

Cuando hace un año y pico decidí meterme por mi cuenta en esto de la autoedición me cuidé muy mucho de ofrecer lo mejor que sabía hacer en ese momento. Sé que dentro de unos años veré mi primera novela como algo mejorable (ya la veo pasado un año) pero también sabré que en ese momento era todo lo que tenía dentro. También seré consciente de que hice todo lo posible por ofrecer un producto de calidad (más allá del propio nivel literario de la obra): contraté a un corrector que revisó mi obra concienzudamente, encargué varios informes de lectura y dejé mi obra a varios amigos y conocidos con criterio y a los que pedí por activa y por pasiva que me dieran su opinión SINCERA, nada de palabras bonitas y halagos estériles. En definitiva, hice todo lo que estaba en mi mano para ofrecer algo por lo que pagar un precio justo y con lo que el posible lector no se sintiera engañado.

Y a estas alturas, alguno os preguntaréis por qué digo esto, pues muy sencillo: porque, por desgracia, cada día asisto a un desfile constante de obras mal escritas que se promocionan por internet (aunque en algunos casos están más cerca del spam) sin ningún tipo de pudor. Obras de las cuales he bajado extractos (o en algunos casos he llegado a comprar) y que espantan. Pero, insisto, no quiero decir nada del nivel literario (que es muy subjetivo), sino de los fallos ortográficos, la repetición de palabras constantes y la mala maquetación.

Lo que me llama la atención en algunos casos es que las ventas parecen funcionar muy bien pese a que muchos cosechan más valoraciones de una estrella (en el caso de amazon) que del resto de estrellas juntas. Libros que tienen reseñas con palabras como: “pésima”, “mediocre”, “timo”, “engaño” o “penoso”. No puedo menos que sorprenderme ante la buena marcha de las ventas, y lo achaco al spam masivo que mencionaba anteriormente.

En fin, no quiero que esto sea una crítica. Mi principal intención es que todos recapacitemos. Muchos dirán: “qué más me da que me critiquen mientras se venda bien”, aquello del “que hablen bien o mal, lo importante es que hablen”, pero (y esto siempre bajo mi humilde punto de vista) me parece un suicidio literario, además de un flaco favor para grandes obras que se ven relegadas a los bajos fondos de ventas por una falta de promoción por su parte o un exceso de promoción por la de otros.

Por desgracia, esto no es algo exclusivo del mundo digital. En la industria tradicional también encontramos fallos de maquetación u ortográficos, si bien son algo menos habitual.

Como reflexión final, si publicamos un libro es porque no escribimos sólo para nosotros. Si así fuera, tendríamos los cajones repletos de obras que nunca verán la luz. No, lo que nosotros hacemos es escribir también para los demás, para los lectores; gente que se está dejando una cantidad de dinero (por exigua que sea) para leernos, y a esas personas hay que mimarlas, darles un producto de calidad y esperar que lo que les enamore al leer la historia sea lo que nos ha emocionado a nosotros al escribirla, y que no terminen odiándola por la cantidad de fallos que se encuentran.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.079 seguidores